6 tipos de masturbación femenina que debes conocer para obtener un placer fascinante y alucinante

Estás leyendo este artículo, así que se puede decir que eres una campeona del amor propio, ¿y adivina qué? Te felicito porque juguetear contigo misma es algo totalmente natural y, además, tiene algunas ventajas muy atractivas.
Tanto si has entrado en este artículo porque te ha picado la curiosidad como si has oído hablar de las distintas formas en que se masturban las mujeres y quieres saber más o simplemente quieres darle un toque picante a tu vida, has venido al lugar adecuado.

 
Vamos a repasar los principales tipos de masturbación femenina, técnicas, juguetes y consejos para que puedas familiarizarte con lo que te sienta bien y hacer que tus sesiones en solitario sean increíbles.

 
Empecemos a explorar el fascinante mundo de la masturbación femenina y conviértete en una experta. 


Beneficios de la masturbación femenina


Sé que estás impaciente por empezar, pero antes de nada, ¿por qué masturbarse? ¿La masturbación femenina es buena y segura? Bueno, la masturbación femenina no sólo es segura y buena, sino que también ofrece una gran cantidad de beneficios para tu bienestar físico y mental, entre los que se incluyen:

  1. Alivio del estrés
Nada te hace olvidar tus preocupaciones como un orgasmo. Masturbarse libera endorfinas que actúan como calmantes naturales del estrés y mejoran el estado de ánimo.  Así que la próxima vez que te sientas estresada, disfruta de un poco de placer en solitario para desconectar y desestresarte.
  1. Dormir mejor
Masturbarse antes de acostarse puede ayudar a conciliar el sueño más rápidamente y a dormir más profundamente. Esto se debe a que las endorfinas y la liberación muscular de un orgasmo también conducen a una sensación de relajación y somnolencia.  Para las mujeres con insomnio o problemas de sueño, la masturbación puede ser un remedio natural que vale la pena probar para ayudar a despejar tu mente, liberar cualquier tensión acumulada y arrullarte en un sueño tranquilo.
  1. Mejora la imagen corporal
Explorar tu propio cuerpo a través de la masturbación puede ayudarte a comprenderlo y apreciarlo mejor. A medida que descubras lo que te hace sentir bien, empezarás a ver tu cuerpo de una forma más positiva y empoderada.
  1. Vida sexual más fuerte
La masturbación te ayuda a aprender qué le da placer a tu cuerpo y qué tienes que hacer para alcanzar el orgasmo, lo que hace que el sexo en pareja sea mejor y más satisfactorio a largo plazo. También aprendes sobre las cosas que te atraen. Luego, puedes compartir este conocimiento con tu pareja como un medio para mejorar tu vida sexual. 
  1. Relaciones más sanas
Cuando te sientes cómoda y segura de tu propia sexualidad, esto se traslada a tus relaciones. La masturbación regular puede aumentar tu autoestima y positividad corporal, permitiéndote comunicarte abiertamente con tu(s) pareja(s) sobre deseos y necesidades.
  1. Aumento de la libido
  Los estudios demuestran que masturbarse con regularidad puede provocar un deseo sexual más frecuente y un aumento general de la libido. Esto se atribuye al hecho de que los orgasmos liberan hormonas que aumentan la excitación y te hacen desear más placer sexual con el tiempo.
  1. Fortalecimiento del suelo pélvico

Los músculos del suelo pélvico controlan la función de la vejiga y sostienen el útero y los intestinos. La masturbación ejercita estos músculos provocando contracciones durante la excitación y el orgasmo. Unos músculos del suelo pélvico fuertes pueden intensificar el placer sexual, aumentar la lubricación e incluso mejorar el potencial orgásmico. Los ejercicios de Kegel combinados con la masturbación son una excelente forma de fortalecer el suelo pélvico.


Tipos de masturbación femenina

 

  1. Estimulación del clítoris

La estimulación del clítoris es un método infalible para conseguir orgasmos electrizantes. Ese pequeño órgano cuenta con más de 8.000 terminaciones nerviosas, lo que lo hace increíblemente sensible y la clave del placer supremo. Utiliza los dedos para frotar, acariciar o presionar suavemente el clítoris.
 
Empieza despacio y ve aumentando la velocidad y la intensidad en función de lo que te apetezca. Si quieres ir un poco más allá, utiliza un vibrador o un estimulador de clítoris para añadir una sensación de fijación adicional. La clave está en explorar diferentes toques, ritmos e intensidades para encontrar lo que realmente te excita.
  1. Estimulación vaginal

La emoción de tus dedos o de un juguete sexy deslizándose dentro de tu vagina con cada movimiento enviando escalofríos de placer a través de tu cuerpo es, en última instancia, aplastante y adormecedora.
 
Introduce lentamente uno o dos dedos o un consolador en la vagina mientras frotas suavemente el clítoris con la otra mano. Concéntrate en la pared frontal de la vagina, donde se esconde tu punto G. Aplica una presión firme y acaricia con un movimiento de "ven aquí".
 
Si quieres que sea mucho más salvaje e hipnotizante, ponte un vibrador en el clítoris para darle un toque extra. La combinación de caricias internas profundas y el zumbido del clítoris te llevarán al borde de un orgasmo alucinante.
  1. Masturbación anal

Al igual que el clítoris, el ano también está lleno de terminaciones nerviosas que lo hacen muy sensible y por eso muchas personas lo han descrito como el segundo clítoris. El placer puede ser intenso y profundamente satisfactorio y ofrece un contraste único con la estimulación vaginal.
 
Por ello, la masturbación anal es una práctica imprescindible si quieres ampliar tus horizontes sexuales, ya que te brinda la oportunidad de explorar nuevas formas de placer y profundizar en la conexión con tu cuerpo.
 
Empieza masajeando suavemente la parte exterior del ano con los dedos. A continuación, aplica lubricante e introduce lentamente un dedo en el interior del ano. Mueve suavemente el dedo hacia dentro y hacia fuera.
 
Combina el juego anal con la masturbación clitoriana o vaginal para una experiencia explosiva. También puedes utilizar bolas anales, un plug anal o un vibrador anal para una estimulación sin manos. Recuerda ir despacio y parar si se vuelve incómodo.
  1. Estimulación del pezón

Hablemos ahora del juego con los pezones. Para algunas mujeres, estimular los pezones durante la masturbación puede aumentar la excitación y provocar orgasmos más intensos. Frota tus pezones con los dedos, las palmas de las manos o un juguete. Experimenta con diferentes cantidades de presión, velocidad y movimiento. Añade pinzas para los pezones, succionadores o vibradores para aumentar la sensación.
  1. Fantasías

Las fantasías eróticas pueden subir la temperatura y hacer que tus sesiones en solitario sean increíblemente calientes. Si dejas que tu mente divague por escenarios tórridos que realmente te excitan, te esperan orgasmos muy intensos.
 
Este es el plan: cierra los ojos, empieza a tocarte y déjate llevar por tus fantasías. Imagínate en medio de una aventura erótica que te acelere el pulso.
 
Si se te acaban las ideas, alimenta tu imaginación imaginándote a ti misma:
- En un encuentro romántico con su pareja
- Experimentando sensaciones intensas
- Recibiendo sexo oral o utilizando un juguete
- Siendo controlada, dominada o humillada
 
A continuación, concéntrate en el escenario que te produce excitación y placer. Desarrolla la fantasía y deja que guíe tus movimientos y tu ritmo. Visualiza los detalles que te excitan, desde las imágenes, los sonidos, los olores y las caricias hasta tu respuesta. Deja que tus fantasías evolucionen y cambien a medida que te acercas al clímax.
  1. Masturbación en seco

Hablemos ahora de una tentadora forma secreta de masturbación femenina a la que puedes recurrir cuando no tienes acceso a suficiente intimidad: la masturbación en seco.
 
¿El plan de acción? Sólo tienes que encontrar un lugar cómodo donde puedas soltarte y ponerte juguetona con una almohada, un peluche, un objeto blando o una superficie seca y cómoda. A continuación, colócate en una posición en la que puedas presionar tu vulva contra ella y empieza a machacarla.
 
Al frotar la vulva contra la superficie blanda, sentirás una oleada de placer que aumenta con cada movimiento. La presión contra el clítoris puede ser electrizante y culminar en orgasmos explosivos. Acuérdate de experimentar con distintos ángulos, presiones y velocidades para encontrar lo que realmente te excita. Y ooh, ¡mantén tus lamentos en voz baja para no levantar sospechas!

 
Juguetes y productos para mejorar el juego en solitario


Los juguetes sexuales pueden mejorar el juego en solitario y ayudarte a explorar distintos tipos de estimulación. Éstos son algunos de los hipnotizadores que recomendamos para la masturbación femenina:

  1. Vibradores

Los vibradores proporcionan estimulación a través de vibraciones y son extremadamente placenteros para la masturbación clitoriana y vaginal porque permiten la masturbación con manos libres y proporcionan orgasmos intensos. Empieza con un vibrador pequeño o una varita mágica y ve aumentando el número de vibraciones a medida que te sientas más cómoda. Coloca el vibrador en tu clítoris o introdúcelo vaginalmente y experimenta con diferentes velocidades y patrones de vibración.
  1. Consoladores

Los consoladores son una gran opción para la estimulación vaginal y anal. Los hay de diferentes formas, tamaños, colores y materiales. Empieza con un consolador más pequeño y ve aumentando gradualmente de tamaño a medida que te excites.
  1. Estimuladores de clítoris

Los estimuladores de clítoris como Ecstacy y Venus utilizan presión de aire y succión para estimular el clítoris suavemente. Las suaves puntas de silicona rodean el clítoris sin contacto directo, creando una sensual sensación de succión. Estos juguetes proporcionan una estimulación intensa y dirigida que a menudo conduce a orgasmos rápidos y potentes.
  1. Juguetes para los pezones

Las pinzas para pezones y los succionadores son otros VIPs del placer en el mundo de los juguetes sexuales. Succionan y provocan hasta que prácticamente suplicas más. Sólo tienes que ponértelas, apretarlas y sentir cómo la succión lleva tus pezones a un estado deliciosamente sensible. ¿Y lo mejor? Son lo último en multitareas, porque te dejan las manos libres para explorar otras zonas erógenas.


Conclusión


Espero que esta guía te haya proporcionado nuevas técnicas e ideas para explorar el autoplacer. La masturbación es una forma saludable de entender qué le sienta bien a tu cuerpo. La verdad es que sólo has arañado la superficie de la exploración del maravilloso mundo de la masturbación femenina. Con tantas técnicas y herramientas que probar, el viaje de autodescubrimiento no ha hecho más que empezar. A medida que te sientas más cómoda con tu cuerpo y con lo que te hace sentir bien, no tengas miedo de experimentar y encontrar nuevas formas de sentirte increíble. Lo más importante es escuchar a tu cuerpo y darle el amor que se merece. Es tu momento, tu cuerpo y tu felicidad, así que túmbate, relájate y disfruta del viaje.


Orgasmo Femenino: Todo lo que necesitas saber sobre el placer sexual femenino